martes, 17 de julio de 2018

Reseña: Cuando la amistad me acompañó a casa de Paul Griffin


Título: Cuando la amistad me acompañó a casa.
Título original: When friendship followed me home.
Autor: Paul Griffin.
Editorial: Del Nuevo Extremo.
ISBN: 9788494595523.
Páginas: 256.
Precio argentino: $429.
Temátika | Cúspide | Goodreads

Ben Coffin tiene apenas doce años y nunca fue bueno para hacerse amigos. Acostumbrado a las casas de crianza hasta que es adoptado, sabe que la gente puede desaparecer de su vida en cualquier momento. Tratando de superar los problemas de bullyng en la escuela, prefiere usar su tiempo libre en leer libros de sci-fi, que consigue en la librería de Coney Island, donde encuentra un perrito abandonado. O, mejor dicho, es encontrado por el adorable Flip. Gracias a él, Ben conoce Halley (la Chica Arcoíris, como decide llamarla), alguien muy diferente a las chicas que está acostumbrado a tratar y que tiene una difícil enfermedad.
Juntos inician una amistad muy especial, en la cual viven una serie de aventuras, que van desde entrenar a Flip para convertirlo en un perro terapéutico del programa Léele a Rufus, hasta escribir juntos una novela en la que entrelazarán magia, sci-fi y las historias reales de todos los personajes que conocen, en especial las de ellos mismos.
Parado en el cruce entre la felicidad y las pérdidas, Ben debe descubrir por él mismo la verdad sobre la amistad, el significado de la familia y la magia de la vida.
Muchas gracias a la editorial Del nuevo extremo por el ejemplar.


Cuando la amistad me acompañó a casa tiene como narrador a Ben, un adolescente de doce años. De más chico, el protagonista vivió en diferentes centros de acogida, hasta que dio con Tess, una mujer que perdió a su hija, pero aún tenía mucho amor para dar.

La familia de Ben era pequeña, pero a él le encantaba. Aún así las cosas mejoraron cuando se encuentra con un pequeño perro abandonado. Su conexión es casi instantánea, como si hubiesen sido hechos el uno para el otro.

Gracias a este bello perrito, el protagonista conoce a Halley, quien casi que decide que la mascota debería llamarse Flip. 
Unidos por la pasión a los libros, éstos dos adolescentes y Flip, iniciaran una amistad que se ensambla como piezas de rompecabezas: son todos distintos, pero conectan a la perfección.

[...] Las cosas vienen todas juntas, las cosas malas traen cosas buenas,
una puerta se cierra y dos se abren, atraviesa las dos.

Al principio creí que éste libro se iba a tratar sobre Flip, el perro, pero en realidad se basa en su fidelidad hacia Ben, y la amistad de él con Halley. Así que si tenían miedo de empezarlo porque hay un animal en la historia, les aconsejo que lo dejen de lado y no pierdan la oportunidad, comiencen a leerla ya.

Lo que primero me llamó la atención de éste libro fue su portada. Es realmente hermosa y llamativa, a pesar de ser muy simple. Es infantil, demostrando perfectamente a qué público va dirigida la historia, pero creo que nos transmite un mensaje equivocado como comenté en el párrafo anterior.

Los personajes de Ben y Halley, en mi opinión están bien armados, ya que logramos conocer su pasado y presente además de sus sentimientos. Lo malo fue que eso lo sentí únicamente con ellos dos. Se me hicieron muy planos a algunos personajes como Jeanie y Leo, los tíos de Ben y otros innecesarios, como Chucky y su familia. Espero que ustedes no lo sientan así y que haya sido cosa mía.

Disfruté mucho de la historia y fue perfecta para sacarme del bloqueo lector (que horrible es estar en uno, no se lo recomiendo ni a mi peor enemigo). El libro está compuesto por 57 capítulos cortísimos y muy bien narrados, que vuelve ligera la lectura del mismo.

Me gustó como terminó el libro. El final de la historia es duro y doloroso, pero la llegada a él es amortiguada capítulo tras capítulo porque nos logramos dar cuenta de lo que va a suceder (o por lo menos ese fue mi caso).  Aunque hubiese preferido que no sea así (por razones humanas que entenderán cuando se adentren a la historia), creo que todo se resolvió de manera coherente.

[...] Estaba tan feliz que no me preocupaba el futuro.
Ni si quiera se me pasaba por la cabeza.

Cuando la amistad me acompañó a casa es un libro que recomiendo principalmente a los adolescentes, para que comprendan la importancia de valorar a los amigos y la familia. Una lectura rápida con un duro final que los conmoverá a todos.



{3,5/5}
Light Blue Pointer img{ border-radius: 10px; }